¿Por qué elegir una plataforma de gestión empresarial en la nube como habilitador de la salud en tu negocio?

Iniciar con un proceso de toma de decisión de ejecución de inversión para la transformación de tu negocio, debes hallar respuesta a dos preguntas críticas:

¿Modelo Capex? ó ¿Modelo Opex? ¿Qué opción es más estratégica al invertir en la transformación de tu negocio utilizando tecnología como un habilitador?

Iniciar un proceso de transformación de tu negocio tiene que estar soportada por un análisis de opciones y una de ellas de las más críticas es la viabilidad desde el punto financiero.

Ejecutar una gestión financiera en la empresa con visión de largo plazo no es tarea sencilla y una de las tareas más complicadas es la gestión de gastos. Saber cuándo un gasto es más rentable para la empresa es fundamental a la hora de tomar decisiones, las cuales pueden afectar tanto a los beneficios como al endeudamiento, incluso a las acciones operativas de la misma.

Si analizamos y trasladamos estas decisiones de gasto e inversión a un habilitador crítico como la tecnología, podemos ver cómo muchas veces se plantean decisiones de difícil decisión.

Por ejemplo, si planteamos que el modelo de negocio de tu empresa requiere de tecnología y que está esa asociada a cambios y actualizaciones muy rápido nos encontramos ante dos decisiones.

Comprar o crear tu infraestructura tecnológica supondría un incremento del patrimonio de la empresa, pero con la gran pérdida de valor que sufre el activo informático. Y tendríamos una segunda opción que es acudir a un modelo en la nube como servicios (SaaS) y contratar un esquema de renta mensual, trimestral o anual, con lo cual sólo realizaremos un gasto anual en servicios y no tocaremos el patrimonio de la empresa.

Nos encontramos ante una decisión entre gasto de capital o gasto operativo, lo que se conoce como Capex y Opex.

Qué es Capex
La financiación que utilizan las empresas para adquirir activos físicos (nuevos o actualizar los existentes) se conocen como gastos de capital o Capex. Se suelen dividir en dos tipos:

Gastos de expansión: aquellos que invierten en nuevos activos que amplían los que dispone la empresa.
Gasto de mantenimiento: los destinados a mejorar o ampliar la vida útil de los activos que ya se poseen.

Estos gastos de capital no se cuentan como gastos de forma inmediata, sino que se amortizan los mismos durante un periodo de tiempo, ofreciendo diversas ventajas a las empresas (fiscales, contables).

Algunos ejemplos de inversiones Capex son la compra de inmuebles (locales, oficinas, etc.) o la adquisición de vehículos (de transporte o comerciales).

Qué es Opex

Los gastos operativos o de explotación son conocidos como Opex, y son gastos que se realizan de forma continuada y están relacionados con las operaciones de la empresa. Podemos definir Opex como los gastos fluctuantes que realiza una empresa.

Algunos ejemplos de estos tipos de gastos son: Gastos en instalaciones, alquileres, o formación de personal.

¿Por qué invertir en una plataforma de Gestión empresarial Cloud?

Hoy en día, en el sector TI, las inversiones tienden más a ser Opex que Capex. Esto es así debido a los rápidos cambios que se producen en las tecnologías, que hacen que tanto las herramientas de software como las infraestructuras de hardware queden obsoletas en muy poco tiempo. Por lo tanto, es más estratégico rentar esos servicios (lo que genera un gasto operativo, Opex), que comprarlos (que genera un gasto de capital, Capex).

Inversiones en la nube

Realizar una inversión por parte de una empresa en infraestructura y recursos cloud tiende hoy en día a realizarse mediante Opex debido a que:

La inversión en la infraestructura es muy grande
Definir las necesidades de la infraestructura TI es difícilmente predecible.
Las inversiones en IaaS son escalables, pudiendo aumentar los recursos según vayan siendo necesarios en muy poco tiempo (incluso con sólo unos clics de teclado).
Cuando las empresas llevan su infraestructura a la nube, se reducen los recursos tiempo y espacio necesarios para hardware y software, automatizando muchos procesos que les permite ser más eficientes.
Acceso a innovación para tu modelo de negocio creando un impacto de retorno de inversión.
Analytics y Big Data

Algo similar a las inversiones en cloud ocurre cuando hablamos de adquirir o alquilar infraestructuras para Inteligencia de Negocios o Gran cantidad de datos. Los cambios tan rápidos que se suceden en el mundo tecnológico hacen más rentable alquilar estos servicios y añadirlos como gastos operativos, que adquirir toda la infraestructura necesaria para los mismos. Con la contratación de estos servicios, las empresas se aseguran de no quedar obsoletas en poco tiempo, y poder cambiar fácilmente de una tecnología a otra con facilidad y bajo coste.

Hoy en día se maneja tal cantidad de información que no queda más remedio que disponer de un modelo escalado para su procesado y almacenaje, que permita ir añadiendo recursos cada vez que sea necesario. En este aspecto el modelo Opex se adapta perfectamente, sustituyendo a la opción Capex.

IaaS, SaaS, PaaS

Las empresas que proporcionan servicios como IaaS (Infraestructuras como servicios), SaaS (Software como servicios) y PaaS (Plataformas como servicios), si realizan sus inversiones Capex, pues requieren de los equipos hardware y herramientas software necesarios para poder ofrecerlas al resto de empresas como servicios.

Gracias a esta oferta, la necesidad de realizar gastos de capital para TI, se ha reducido pasando a un modelo de gasto operativo Opex.

La tendencia de inversión en TI bajo el modelo Opex o de gasto operativo ha hecho que los balances de las empresas se vean afectados, reduciendo parte del capital que antes invertían en infraestructuras hardware y aplicaciones software, y aumentando sus gastos en contratación de servicios externos de renta de infraestructuras hardware y software.

Publicaciones Similares